Un juego de cosquillas acabó con las hijas masturbando al padre

+ 1 10:23

Descripción

Que estas dos hermanas son unas zorras es evidente. Sobre todo la mayor, que con 20 años ya está a punto de parir y no tiene idea de quien la dejó embarazada. Lo que no era tan obvio era que la hermana también fuera tan puta que, durante un juego de cosquillas con el padre, se obsesionó con su polla y empezó a masturbarlo. El hombre estaba atado a la cama pero en calzones, y la hija enseguida se dio cuenta de que tenía la polla dura. Las ganas de ver y tocar ese rabo la invadieron de repente, así que le quitó la ropa interior y comenzó a pajearlo, invitando a la hermana a acompañarla. Al final, entre las dos hijas le sacaron la leche al padre, y siguieron jugando a las cosquillas pero, esta vez, con las manos llenas de lefa.