Rubia indefensa follada brutalmente por la fuerza

+ 0 07:00

Descripción

La venganza contra la rubia fue mucho más cruel de lo que se esperaba. La deuda que tenía con el almacen no era tan grande, pero llevaba meses haciéndose la tonta e ignorando las llamadas del almacenero. Cuando el tío se enteró de que se había mudado, supo que las chances de recuperar el dinero eran muy pocas, pero siempre estaba latente la posibilidad de vengarse y eso fue lo que hizo. Aquella tarde, la pilló entrando en la casa y se metió detrás suyo. Le tapó la boca para que no gritara, la desnudó y comenzó a follársela brutalmente. La cerda lloraba desconsolada, pero ni siquiera atinaba a prometerle que le devolvería el dinero. Sabía que ya era tarde para eso y nada haría que el almacenero se detuviera antes de llenarle el coño de leche.