Le robé la virginidad a mi hermana porque me lo tenía merecido

+ 0 26:26

Descripción

Tantos años jugando al guardaespaldas de mi hermana, llevándola a las fiestas y a todos los sitios, y defendiéndola de los cabrones, que me merecía un premio por ello. En cuando vi que se puso de novia y la cosa iba en serio, empecé a preocuparme. El chaval se la follaría cualquier día y sería el primero en metérsela en su coño. ¡Ese honor me pertenecía! ¡Yo había sido el hombre de su vida! Así que antes de que sea tarde, aquel día la convencí de que me entregara su chochito virgen. Lentamente y con mucha paciencia, conseguí desvirgarla y hacerla mía para siempre. Ahora si, hermanita, ¡ya puedes ir a follarte a quien quieras!