Cassiana Costa tuvo que dejarse follar hasta por el culo

+ 0 07:37

Descripción

Cassiana Costa estaba muy agradecida. Evidentemente el chaval de Tinder que estaba conociendo se había gastado una pasta para pasar una semana junto a ella. El hotel era de lujo y la vista paradisíaca. Mirando el mar a través de la ventana, ni siquiera hacía falta penetrarla para que tuviera un orgasmo. Por eso, decidió pagarle el favor de la forma que él más estaba deseando. Mientras estaban desnudos, metiéndose mano, chupándose y follando, Cassiana se le puso a cuatro patas ofreciéndole el culo para que se lo penetrara. El tío se tenía bien merecida una buena enculada y la zorra ansiaba que le follaran el el culo en ese sitio maravilloso.