Athena Faris probando una polla negra. Un interracial muy excitante

+ 0 12:59

Descripción

Cuando Athena vio a este negro, no se pudo aguantar. Aunque para ser sinceros, ella nunca imaginó que este cabrón tuviera semejante polla. Un rabo gigante, parece que tuviera el pene de un caballo o un burro. Cuando le dio sexo oral se le complico un poco. No podía meterla en su boca. Por eso comenzó a pajear ese trozo y le chupó el culo. Si, le dio un beso negro, estaba dispuesta a todo. La primera penetración fue en cuatro patas. Las caras que pone esta joven y los gestos que nos regala son alucinantes. No puede cerrar su boca al sentir semejante pedazo de carne en su coño estrecho.  Cuando lo montó lo hizo con mucha actitud. Por eso me gustaría que vieras esa parte.